Son los grandes olvidados de la sabana. Cuando uno va de safari, todo el mundo va en busca de elefantes, rinocerontes, grandes felinos… A no ser que se quiera ver el gran espectáculo del cruce del río Mara, los ñus no son el objetivo de las cámaras. Incluso yo, a modo de broma, les digo a mis clientes que estos antílopes son como el ganado. Pero, realmente, ¿por qué nadie quiere a los ñus? Unos dirán que son feos, que son tontos o que hay muchos y no tienen interés. Pero todos lo cierto es que los valoramos menos de lo que se merecen.

¿Son feos los ñus?

Está claro que la belleza es subjetiva, aunque en el caso de los ñus reconozco que es difícil encontrarles el lado bueno. Sin embargo, su aspecto es muy interesante ya que se dice que está hecho de partes de otros animales. Si miráis cada parte del animal de forma aislada, podéis jugar a encontrar parecidos razonables.

Cada uno opinará distinto, pero para mí, su cara me recuerda a una langosta. Los cuernos se asemejan a los de un búfalo joven, la espalda a la de una hiena y la cola a la de un caballo. Por su parte, sus rayas son ligeramente similares a las de una cebra y su barba al de un cabrito. ¿Y su cerebro? Algunos dicen que su cerebro es como el de una piedra, pero yo no lo tengo tan claro. ¡Son más listos de lo que parecen!

¿Son tontos los ñus?

Cuando, durante la Gran Migración, uno ve las manadas de ñus lanzarse a cruzar el río Mara sin orden ni sentido, puede llegar a pensar que estos animales sí tienen el cerebro de una piedra. Con el río lleno de cocodrilos y lanzándose en estampida por las pendientes más empinadas, ¿en qué estarán pensando? ¿Son tontos? Pero lo cierto es que lanzándose en masa, aseguran que sólo perezcan unos cuantos y que la gran mayoría sobreviva.

Hay otros motivos que hacen que sean unos grandes supervivientes. ¿Sabes que cuando nace un ñus, se puede poner en pie en tres minutos? De este modo, enseguida están preparados para correr si hay algún depredador cerca. Pero hay más: los ñus se sincronizan a la hora de parir. Se calcula que 4 de cada 5 ñus que nacen durante el año, lo hacen en pocas semanas. Entre febrero y marzo, nacen hasta 500.000 crías, coincidiendo con el inicio de la estación de lluvias. ¿Cuál es el motivo de esta sincronización? Una vez más, aumentar su supervivencia. La ventaja más obvia de la corta temporada de parto de los ñus es saturar a los depredadores, lo que permite que muchos terneros sobrevivan y al mismo tiempo evita que aumente la población de depredadores. El número de estos se dispararía si los nacimientos de los terneros se extendieran durante el año.

Ñu recién nacido

Ñu recién nacido

Su naturaleza migratoria es otro de los motivos que los hace grandes supervivientes. Durante la Gran Migración, más de un millón de ñus se dirigen al norte del Serengeti hasta el Masai Mara en un viaje lleno de dificultades, buscando los mejores pastos. Según las lluvias, se van desplazando al norte o vuelven al sur. Los ñus siempre están en movimiento. Por el contrario, las hienas y los leones, sus principales depredadores, están vinculados a territorios específicos. No pueden simplemente seguir a los ñus donde sea que vayan sin traspasar la propiedad defendida por manadas rivales.

¿Son amistosos los ñus?

Cuando vamos de safari, los ñus son de los animales más esquivos que hay. Lo opuesto son los leones, que no tienen miedo alguno de acercarse a los coches. Es más, como buenos reyes de la sabana, parece que sean de su propiedad. Pero los ñus… ¡se ponen a correr nada más verte!

Estos antílopes son esquivos con los humanos y los depredadores, pero en cambio, establecen relaciones de “amistad” con otros animales, como las cebras. Durante la Gran Migración, viajan juntos. De hecho, ñus y cebras tienen una relación casi simbiótica. Una de las razones es que a las cebras les encanta comer la hierba más alta y a los ñus la hierba más corta. No hay competencia con respecto a la comida y todos están felices. Además, los ñus tienen mejor oído, mientras que las cebras pueden ver muy bien. Siempre es bueno tener un aliado que pueda advertirte en caso de peligro inminente.

Otra razón es que las cebras y los ñus adoran las sabanas africanas abiertas, al contrario que otros antílopes que prefieren el arbusto más grueso. Estar al descubierto, obviamente, hace que estas dos especies de antílopes sean muy vulnerables. Por eso se unen en grandes grupos, convirtiéndose en los mejores amigos.

Los ñus son una pieza clave del ecosistema

No solo son unos animales perfectamente adaptados para sobrevivir, sino que son los responsables de ofrecernos uno de los espectáculos más grandiosos de la fauna silvestre: la Gran Migración.

Las migraciones de ñus son vitales ecológicamente. Su estiércol fertiliza la tierra y su alimentación y pisoteo fomentan un nuevo crecimiento. Es más, ¿sabes que si no se comieran la hierba de la sabana, esta sería demasiado alta para los depredadores? No podrían ver a sus presas y podrían morir de hambre. Pero además de esta labor, tienen otra vital, por supuesto: son fuente fiable de alimento para leones, guepardos o hienas.

Así pues, los ñus son algo feos, pero son más listos de lo que parece y tienen una función vital para el equilibrio del ecosistema. Probablemente seguirán siendo de los animales menos atractivos para el objetivo en un safari, pero estoy seguro de que a partir de ahora les mirarás con otros ojos.

Por qué nadie quiere a los ñus

¿Por qué nadie quiere a los ñus? Pueden ser feos, pero son más listos de lo que parece y cumplen una función vital en el ecosistema.

Send this to a friend