Adiós a Sudan, el último macho de rinoceronte blanco del norte

A principios de año nos dejó Sudan, el último macho de rinoceronte blanco del norte que quedaba en el mundo. Siempre recordaré cómo latía su gran corazón todas las veces que tuve la oportunidad de abrazarlo. Es muy importante recordar su historia, que nos hace ver la importancia de la conservación de las especies.

Una muerte esperada

La muerte de Sudan era algo previsible porque ya era un anciano muy enfermo. A sus 45 años, una edad comparable a los 90 en los humanos, estaba débil y acumulaba problemas de salud desde hace tiempo.

Una vida viajera

Sudan nació en 1973 en Shambe, Sudán del Sur, en una época en la que quedaban apenas unos 700 ejemplares de su subespecie. Evitó su muerte al ser trasladado junto a otros seis rinocerones al zoo de Dvur Kralove, en la entonces Checoslovaquia. Allí logró reproducirse y tuvo dos hijas, Nabire, que murió en 2015, y Najin, que todavía vive.

En 2009, Sudan, Najin y otros dos rinocerontes fueron trasladados a Ol Pejeta Conservancy, en Kenia, con la esperanza de que se reprodujeran. Se aparearon pero no tuvieron descendencia. El otro macho, Suni, murió en 2014.

Sudan se hizo famoso

Sudan se hizo muy popular después de una campaña en la red social Tinder, lanzada por los responsables de Ol Pejeta, para conseguir los 9 millones de dólares necesarios para desarrollar las técnicas de reproducción asistida para estos animales.

En su perfil de Tinder decía: “Soy único. Soy el último rinoceronte blanco macho del norte en el planeta Tierra. No quiero parecer un aprovechado, pero el destino de mi especie depende, literalmente, de mí. Actúo bajo presión. Mido 1,82 metros y peso 2.267 kilos, por si esto importa”.

La esperanza de la fertilización artificial

Ahora solo quedan dos hembras de esta subespecie: Najin, la hija de Sudan, y Fatu, su nieta. Ha quedado su esperma para intentar inseminar con él a su propia descendencia y procurar que la especie no se extinga. Es muy difícil pero no hay que perder la esperanza.

El legado de Sudan

La muerte de Sudan no ha sido en vano. Fue un gran embajador de su especie y será recordado por el trabajo que realizó para concienciar a nivel mundial sobre la difícil situación que afrontan no solo los rinocerontes, sino también miles de especies que se enfrentan a la extinción como resultado de una actividad humana insostenible.

Descansa en paz amigo.

Adiós a Sudan, el último macho de rinoceronte blanco del norte

Conoce la vida de Sudan, el último macho de rinoceronte blanco del norte. Nos dejó en el año 2018 pero su vida fue un ejemplo.

Send this to a friend